martes, 26 de marzo de 2013

ALBÓNDIGAS DE BACALAO






Las albóndigas de bacalao son uno de los platos estrella en la Pascua, aunque por extensión, en cualquier bar o restaurante típico valenciano, es una tapa que nunca falta. Acompañada de un buen ajoaceite, esta para chuparse los dedos. La receta era de mi abuela materna, y la teníamos completamente olvidada, ultimamente mi madre y yo comprabamos la pasta que venden en algunos sitios especializados, pero no hay color, porque aquí el secreto es la calidad y cantidad de bacalao. Resumiendo, más bacalao y menos patata.



Ingredientes:

-       500-600 gr. de patatas
-       750 gr. de bacalao
-       1 cebolla grande
-       2-3 tomates de pera
-       50 gr. de piñones
-       2 huevos
-       1 ramita de perejil
-       Pimentón dulce
-       Aceite de oliva





Elaboración:

La parte más importante de esta receta es desalar muy bien el bacalao, para ello lo pondremos a remojo de 12 a 24 horas e iremos cambiando el agua por lo menos 3 veces. La última agua que utilicemos para desalar no la tiraremos, ya que la utilizamos para hervir las patatas (añadiremos agua si nos hace falta). Pondremos el agua a calentar, después añadimos las patatas y el bacalao. Deberá hervir al menos unos 20 minutos, depende del tipo de patata, pero tiene que quedar blandita. Al finalizar, separamos las patatas del bacalao, y limpiamos este de espinas y piel (con mucho cuidado) y mezclamos chafándolo todo con un tenedor o en el mortero.

Mientras se nos hace la patata, haremos un sofrito, comenzamos tostando un poco los piñones en la sartén, sin aceite, los retiramos y añadimos el aceite, sofreímos la cebolla triturada, un poco después le añadimos el tomate triturado, para finalizar agregamos una cucharadita de pimentón.
Cuando ya esté, lo mezclamos en el bol donde teníamos las patatas y el bacalao, añadimos el sofrito, los piñones y el perejil finamente picado.
Para comenzar a freír las albóndigas, solo nos falta añadir la yema de huevo, dar la forma a cada una de ellas y untarlas con la clara de huevo ligeramente batida. Utilizaremos una sartén con abundante aceite muy caliente para freírlas.
Servirlas calentitas y acompañadas  de un buen ajoaceite.
  

Haciendo esta receta sale un considerable número de albóndigas, pero no es necesario que las hagas todas a la vez, puedes freír las que necesites y guardar el resto de pasta en un taper en la nevera, pero recuerda, la yema de huevo solo la mezclas con la pasta que vayas a usar, la que guardes no tiene que tener huevo, o se te estropearía toda.






miércoles, 13 de marzo de 2013

Pan con sésamo y escamas de sal



Aquí estoy de nuevo. Hacía varios días que no había escrito nada, pero porque he estado muy ocupada, pero todo tiene su explicación. Estoy comenzando a usar mi nueva Thermomix, y me he dedicado a fondo a conocer esta increible herramienta de la cocina moderna, vamos todo el día probando recetas nuevas con la Thermomix. Así que a partir de ahora incluiré recetas hechas con mi nuevo juguete. Como la de hoy. Sencillamente un pan casero con un poco de chispilla.

Ingredientes:

- 400 gr. de harina de fuerza
- 50 ml. de aceite de oliva
- 200 ml. de agua templada
- 25 gr. de levadura prensada
- 1 cucharadita de sal
- Semillas de sésamo
- Sal en escamas

Elaboración:

Si tienes la Thermomix, la elaboración será la siguiente: poner el aceite, el agua y la levadura 5 segundos a velocidad 4. Seguidamente, añadir el resto, mezclar 10 segundos a velocidad 4 y programar 30 segundos a velocidad espiga. Y ya está, en solo 45 segundos tienes la masa del pan preparada.
Y ahora comienza la parte más delicada de la elaboración de cualquier pan, es el momento de dejar reposar la masa dentro de la Thermomix o en un bol. hasta que doble su tamaño (más o menos una hora, dependiendo de la temperatura del agua y del ambiente). Pasado este tiempo, cogeremos la masa con las manos, untadas con un poco de aceite, y le daremos la forma deseada, tipo bollo o tipo barra (como la de la foto) y la dejamos reposar sobre la bandeja del horno y un papel vegetal por lo menos una hora y media.
Entonces ya la tenemos a punto de hornear, yo en esta ocasión, con el dedo fuí haciendo una pequeña hendidura, después le vertí un buen chorro de aceite de oliva y con un pincel esparcí por todo el pan, y ya por último espolvoree con el sésamo y la sal en escamas.  Con el horno pre-calentado, lo hornee a 200ºC durante unos 30 minutos, pero eso depende siempre de vuestro horno. Al finalizar, la casa olía tan bien, que trajo recuerdos de niñez.







Se ha producido un error en este gadget.